Deslucido concierto de “Rata Blanca” en Chiapas

Espectáculos Chiapas

Tuxtla Gutiérrez

De manera discreta, el prestigiado grupo argentino “Rata Blanca” se presentó en la capital chiapaneca el sábado 28 de abril, frente a menos de quinientas personas. Aunque inicialmente se había informado a través de Facebook que el concierto sería en el Domo del ISSTECH, los organizadores cambiaron la sede al estadio “Víctor Manuel Reyna” una semana antes del evento.

El concierto mencionado se hizo prácticamente sin publicidad, a tal grado que mucha gente dudaba de su realización. Solamente se pudieron observar algunos anuncios en redes sociales, lo cual no corresponde a la jerarquía de un conjunto de renombre internacional como “Rata Blanca”. La compañía que estuvo a cargo del evento, denominada “Chamuco Producciones”, se negó a establecer contacto con la prensa local, teniendo una mínima propaganda en los medios masivos de comunicación.

Tras la participación de dos grupos preliminares, el quinteto formado en Buenos Aires abordó el modesto escenario (colocado en una apartada esquina del inmueble, junto a la cabecera norte) a las 21:39, desplegando toda la energía que los ha caracterizado a lo largo de tres décadas. En el aspecto musical, podríamos afirmar que la velada fue impecable, finalizando a las 23:09. Tal como se esperaba, el show concluyó cuando la banda interpretó “Mujer amante” y “La leyenda del hada y el mago”, cerrando su presentación ante un público escaso pero entusiasmado.

Esta legendaria banda argentina ya se había presentado en Tuxtla Gutiérrez casi diez años atrás, el 15 de noviembre de 2008, en el mismo estadio de futbol. La diferencia es que hace una década el empresario Ulises Barrera desplegó una fuerte campaña de difusión tanto en medios impresos como electrónicos, dando como resultado una asistencia superior a los cinco mil espectadores en aquella ocasión.

Las cosas fueron totalmente distintas esta vez: a pesar de que Walter Giardino y compañía se desempeñaron magistralmente sobre el escenario, ofreciendo un espectáculo excepcional, quedó en el ambiente una gran sensación de desperdicio debido a la mala organización del concierto. Antes, durante y después del evento, circuló entre la concurrencia el rumor de que esta presentación fue una maniobra financiera para “lavar” dinero de procedencia ilícita, pues de otra manera no se explica que algún promotor musical pueda tirar su dinero a la basura con un fracaso en la taquilla tan estrepitoso como el que pudimos observar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *